jueves, 27 de junio de 2019

PARTE IV: EL CENTRO, MONEDA DE CAMBIO

Francisco Soler


Enero de 2017, nos reunimos en la sala de sesiones del Ayuntamiento, la policía, con el Intendente como máximo responsable, y el oficial encargado de los asuntos de tráfico y responsable de señalética. El Concejal de Hacienda, algún responsable de Compromís y Esquerra Unida, yo y no recuerdo quién más había. La Alcaldesa puede que también estuviera, aunque no recuerdo si en las primeras reuniones estaba, pero sí lo estuvo en otras ocasiones. El motivo era porque se le había encargado al oficial un estudio sobre la viabilidad de blindar el centro al tráfico, lo cual suponía reordenar el sentido en algunas calles.

 El oficial en cuestión hizo un grandísimo trabajo y fue él el encargado de tener las primeras reuniones con la Asociación de Comerciantes para explicarles los cambios. Como es lógico y natural en una Asociación a la que se le traslada estos cambios tan inminentes, su postura fue de rechazo. Estamos hablando de enero. Había tiempo más que suficiente en realizar todos los cambios con garantías.

Lo que pasó después fue un cumulo de despropósitos administrativos. Aquel oficial, pretendía que una empresa, con la que había estado hablando, se hiciese cargo de los trabajos y que “había conseguido que le rebajase los precios un 30% y la garantía de ejecutar los trabajos en plazo”. Yo me restregaba los ojos. No ponía en duda que aquel hombre pretendía ahorrarnos una buena cantidad de dinero y que lo hacía de buena fe. Cuando yo le pregunté si esa era la forma natural de actuar, él me contestó que “siempre se había hecho así”. Ya no voy a hablar más de este hombre al que voy a respetar siempre por su buena fe y que ha intentado hacer las cosas lo mejor para Santa Pola.

El hecho fue que tome las riendas del asunto y nos pusimos en contacto con la empresa. Le dije que los procedimientos administrativos que englobaban diversas actuaciones, pero que estaban vinculadas entre sí por la complejidad las mismas, al superar determinada cantidad era necesario concursar. Todo el procedimiento, con sus renuncias por parte de cierta empresa y la adjudicación final nos metió en mayo. El resto ya se conoce, finalmente, nos metimos en verano, curiosamente, en las mismas fechas que cuando cambiamos el sentido del tráfico en 2017. Sólo que antes, recibimos muchas críticas y trabas por parte del todos, especialmente de la Asociación de Comerciantes. La misma Asociación que ahora, en su página de Facebook, ofrece información sobre los cambios que se van ejecutar hoy y ánima a todos a aplaudir esta nueva etapa. La vuelta a poner en peligro la vida de los trabajadores que tiene que cruzar una calle para servir en las terrazas. Esa es la política de la Asociación.

La Asociación de Comerciantes es un órgano que aglutina a, sinceramente, no sé a cuantos comercios, porque en sus portales de información, Facebook y Web, apenas tienen seguidores y sé de muchos comercios que se han dado de baja. Sin embargo, la vuelta del PP les ha devuelto el oxígeno medicinal que tanto necesitaban. Hay cosas que por mucho que lo intente no lo puedo entender. Santa Pola es de todos, todos somos Santa Pola, no solamente una asociación venida a menos, claramente politizada, en la que su presidenta aparece en las mesas electorales con la identificación del Partido Popular. Pero… ¿Qué pasa con el resto de comercios que no pertenecen a la esa asociación y que son muchos? ¿Qué pasa con el resto de la población que queremos tener nuestro espacio? De hecho, la Asociación de Comerciantes, por ley, debe publicar sus cuentas y debe, a través de su portal de transparencia, publicar todas sus actividades y contratos, así como el dinero que recibe por parte de las distintas administraciones, si así fuera. Sinceramente, no tengo nada contra esta asociación, pero debe de cumplir una serie de preceptos legales y deben ser sus socios los que obliguen a ser transparentes. La Ley es igual para todos.

Todo esto que está sucediendo, esta maniobra del PP con sus promesas electorales, la reversión, con el consiguiente gasto, la firma de un acuerdo con una asociación, y la política destroyer del Partido Popular sólo tiene un único responsable: El anterior equipo de gobierno. Por ser unos incompetentes en todo. Si hubieran culminado los trabajos, si la Glorieta estuviera toda a un mismo nivel, sí las calles estuvieran adoquinadas, si se hubieran colocado las cámaras y la Glorieta tuviese su sombra…, el Partido Popular lo hubiera tenido mucho más difícil para llevar a cabo, ahora, una reversión de la zona.


A mí me dicen que por qué no lo he dejado antes si no estaba de acuerdo. Eso lo dicen los que hubieran querido que lo hubiera hecho. Pero se lo voy a decir. No lo hice porque, cualquier movimiento en ese sentido, hubiera sido darle el gobierno al Partido Popular y, eso, por mucho que me duela, nunca lo hubiera hecho. Yo jamás podría habilitar un gobierno Popular porque representan la corrupción en todas sus facetas. He sido uno de los que ha sacado a la luz muchas presuntas irregularidades y las ha trasladado a la policía. Sin embargo, no he sido yo quien ha sacado a Zaragoza de la vida política, ni a la señora Cascales, ni a la señora Gadea, ni otras y otros que, muy pronto, serán llamados en calidad, tal vez, como investigados. No, fue su propio partido. Ahora vivimos otros tiempos, en los que hay que tener cuidado, mucho cuidado con lo que se hace, porque cualquier desliz, te lleva a los juzgados.

Santa Pola es un pueblo conformista y lo justifica todo, no sé yo si los santapoleros serán capaces de levantar algún día la voz y pedir lo que es suyo. Si no, serán cuatro años de gobierno sin ideas. Para nuestros gobernantes lo mejor es volver a la casilla de salida. Me pregunto si los plenos seguirán grabándose para todos veamos qué es lo que se cuece o, por el contrario, volveremos a la opacidad, al oscurantismo y la falta de transparencia. Porque, si tenemos que esperar a la oposición, sinceramente, esperemos sentados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo comentarios deben de guardar respeto y educación. Aquellos comentarios que no cumplan con este requisito, no serán añadidos.